GALERIA. PETROPICTOS..NOTICIAS. DRAGONES. EVENTOS.....LIBROS. POSTERS. COMPRAR. CIRUELO. EMAIL. ENGLISH


 

ENTREVISTAS

Entrevista publicada en el Diario Clarín
de Buenos Aires
9 de Febrero, 2000, suplemento de Informática.

Un artista que mezcla
dragones y bits

por MARCELO TORRES

OTRAS ENTREVISTAS

Cualquiera que vea sus pinturas tendrá la impresión de estar a punto de ser quemado por el aliento abrasador de sus dragones, o de ser seducido por una esbelta guerrera que deja entrever sus muslos a través de una armadura que apenas la protege.Las ilustraciones de Ciruelo, se han convertido en un emblema del Fantasy art, o Fantasía épica, una rama de la literatura de ficción en la que caballeros medievales y bellas mujeres se las entienden como pueden con dragones, magos, hadas, gnomos y elfos. Una mezcla extraña de arte tradicional y tratamiento digital signan buena parte de la obra de este argentino de 36 años. Ciruelo nació en Buenos Aires, y desde hace 13 vive en España. Allí trabaja como ilustrador para editoriales europeas y estadounidenses. Dibujó desde siempre y eligió una secundaria con orientación artística, el Fernando Fader, que le dió la base para poder insertarse en el medio publicitario.

"Empecé a trabajar en una agencia de publicidad apenas egresé, a los 18 años, haciendo pequeñas ilustraciones para avisos. Pero al poco tiempo ya estaba haciendo ilustraciones importantes para las principales cuentas de la agencia".

En España, casi por casualidad.
A los 21 Ciruelo se independizó, se convirtió en "free lance" y en el período que va del 85 al 87 sumó varias editoriales porteñas a sus tareas en publicidad.Así, en poco tiempo, sus trabajos comenzaron a aparecer en publicaciones como Fierro, Humi, Humor, Quiero Ser y Playboy.
"A la revista Uno mismo-recuerda Ciruelo- le hice más de 25 tapas, algo así como dos años de trabajo. Y en el 87 me fuí a Europa".

-¿Ya ibas con la idea de trabajar alli?
-No. Porque acá me estaba yendo muy bien, sobre todo en publicidad. En esa época se pagaba mucho dinero. Por eso no pensaba realmente en irme a vivir, fuí por dos meses, sólo para conocer. Pero apenas llegué dos agencias me ofrecieron trabajo para clientes de Alemania y Francia. Eso me sedujo mucho. Después de esos dos meses volví a la Argentina, me casé y nos fuimos con mi esposa, Daniela, a vivir a España. Iba con un contrato con una de las agencias más importantes de Barcelona.

-¿Cuándo te acercaste a la informática?
-Cuando empecé a pintar lo hice con las herramientas tradicionales: acuarelas, lápices, marcadores, témperas, óleos y acrílicos. Después incorporé el aerógrafo,
una herramienta que lleva una técnica muy compleja, pero que da mucha rapidez en el trabajo. Antes era la única herramienta para lograr ciertos acabados, degradés o planos perfectos. Hoy en día eso mismo se consigue con las computadoras, a las que descubrí hace unos dos años.

Ya en la península ibérica, Ciruelo se estableció en Sitges, a 30 kilómetros de Barcelona.

Elegimos ese lugar básicamente porque allí viven otros dibujantes argentinos, como Gusti Rosemfett, Juan Giménez y Horacio Altuna, con los que somos grandes amigos (Altuna es el autor de tiras diarias de Clarín como El loco Chavez y la actual, El nene Montanaro). Era importante tener un grupo de gente con la que poder encontrarse y charlar. Además son artistas a los que yo admiraba y admiro."

Poco después, Ciruelo tomó una decisión drástica: dejó de hacer publicidad para dedicarse de lleno a la ilustración fantástica.
"Fue un cambio grande, pero después de varios años de intenso trabajo logré forjarme uno de los primeros puestos en el mercado." Así, trabajó para una de las principales editoriales españolas en esa temática, Timun Mas, para la que realizó decenas de cubiertas para libros de Fantasy Art. En la actualidad continúa haciendo el mismo trabajo para editoriales de los Estados Unidos, como Tor Books, Bantam, Warner, Ballantine, Wizards of the Coast, Heavy Metal, etc.
Resultado de esto son cuatro libros con toda su obra que fueron editados alternativamente en Inglaterra, Estados Unidos y España. Sacando tiempo de donde no hay, Ciruelo se dedicó también a la ilustración de tapas de discos. Una de las primeras fue la que realizó para Pedro Aznar, para la banda de sonido de la película Hombre mirando al sudeste, de Eliseo Subiela, ese hombre de espaldas con la mitad de la cabeza como la Tierra es de Ciruelo.

"También trabajé para Marcelo Torres solista, ex bajista de Lito Vitale y actual de Luis Alberto Spinetta. Una para el flaco Luis Alberto Spinetta y para el último disco de Los enanitos verdes, Néctar. A nivel internacional trabajo para Steve Vai (ex guitarrista de Frank Zappa, Whitesnake y David Lee Roth). Con Vai nos hicimos muy buenos amigos y compartí con él varios encuentros. Tenemos una conexión artística muy fuerte. A él le gustan mucho mis dibujos y a mí me gusta mucho su música", se entusiasma el ilustrador.

Arte, tiempo y máquinas
Ciruelo no cree que las computadoras le vayan a quitar nada al arte.
"Al contrario, ampliaron las posibilidades artísticas. El control absoluto que se tiene sobre la imagen -asegura- hace que la tela pintada, el original, tenga un valor más alto que antes". Una afirmación con la que, tal vez, otros artistas estén en desacuerdo. Pero Ciruelo dá sus razones. "Antes yo sólo podia hacer tres ilustraciones por mes, porque sabía el tiempo que dedicaba a cada una. Ahora, las máquinas me dan rapidez a la hora de trabajar con instrumentos como el aerógrafo y o los pinceles digitales". Y ejemplifica: "Cuando se trabaja con las herramientas tradicionales, la técnica es un obstáculo. Hay que preparar la pintura, mezclarla, lograr el color, tomar un determinado pincel, pintar sobre la tela... Si no funciona hay que repetir el proceso y se insume un tiempo que puede llegar a ser el 80 por ciento del trabajo". En resumen, Ciruelo asegura que las computadoras, una vez que el artista aprende a manejar los programas en cuestión, ayudan a concentrarse en la imágen. "Lo mejor de la máquina es el tratamiento que permite darles a las imágenes: contrastes, saturación de color y otros recursos sirven "para lograr en la pantalla lo que uno exactamente quiso conseguir en el papel. Si a la imagen se le saca una foto, como se hacía antes, hay reflejos y variaciones de luz que no permiten reproducirla exactamente. Cuanto más controle el autor el proceso digital, más control tiene después sobre la reproducción final. Pero lo más importante, en especial en un artista, es que las computadoras ayudan a plasmar rápidamente ideas que pueden ser fugaces. Esto me abrió posibilidades de producir más sin perder capacidad creativa, técnica o personalidad".

De todos modos, Ciruelo casi nunca genera una imagen completamente en la computadora. Por lo general la comienza en la tela, con acrílico, la escanea y luego, sí, la perfecciona con programas como el Photoshop. Los resultados están a la vista.

 


  DAC editions: ¿Cuándo descubriste tu habilidad artística?
Ciruelo: Comencé a dibujar siendo un niño como la mayoría de ilustradores. A los 9 años supe que tenía gran facilidad para el dibujo, de hecho pasaba muchas horas del día dibujando.
DAC: ¿Qué estudios has realizado?
C: Siguiendo el consejo de algunas de mis maestras, mi madre me inscribió en el instituto Fernando Fader, en Buenos Aires, que tenía especializaciones artísticas como dibujo, decoración de interiores y artesanía. Así, junto con las asignaturas normales, cursé 3 años especializados en dibujo.
A los 18 acabé ese colegio y comencé a trabajar como ayudante en una agencia de publicidad: Manzi Publicidad. Trabajando allí aprendí todo lo necesario para ser un profesional. Me familiaricé con el aerógrafo y toda clase de materiales y también conocí otros ilustradores.

Dejé esta agencia a los 20 y desde entonces soy un ilustrador freelance.
Por lo tanto mi formación fue realmente informal, basada en la práctica de técnicas que veía en los libros y hablando con otros artistas.
Por lo tanto, el trabajo duro fue mi mejor escuela.
DAC: ¿Cuándo y por qué te trasladaste de Argentina a España?
C: Me instalé en España en 1987. Emigré a Europa básicamente por la situación económica de Argentina. Además sentía la necesidad de hacer ilustraciones más creativas y alejarme así de la publicidad, único medio rentable de esta profesión en Argentina.
Elegí España por el idioma y porque tenía algunos amigos, también ilustradores, viviendo aquí.
Influencias y técnicas
DAC: ¿Cuándo comenzó tu interés por el arte fantástico?
C: Desde chico me fascinan los comics, la literatura fantástica y el cine, pero lo que realmente disparó mi interés en el arte fantástico fue el descubrir, a los 15 años , los libros de Roger Dean y Frank Frazetta.
Pensé que ganarse la vida haciendo ese tipo de trabajo sería simplemente maravilloso y puse todos mis esfuerzos en conseguirlo.
DAC: ¿Qué artistas admiras y por qué?
C: Hay muchos artistas que realmente admiro, cuyos estilos difieren mucho de unos a otros: Frazetta, Moebius, Alan Lee, Carlos Nine, Chichoni, Juan Gimenez, Alma Tadema, Rodney Mathews etc...
Mi admiración es invariable hacia estos artistas.
Considero muy importante mantener en el mismo nivel de calidad la técnica, el dibujo , la composición, y la imaginación.
DAC: ¿Puedes describir cómo trabajas, desde la idea inicial hasta el trabajo completo?
C: Cuando comienzo una ilustración la imagino hasta tenerla finalizada en mi mente. Luego comienzo a recopilar información para usarla como referencia. Tengo archivos con fotos de revistas y otras hechas por mi. Suelo fotografiar a mi mujer Daniela como modelo para los personajes femeninos y a mí mismo para los masculinos.
Luego hago varios pequeños bocetos a lápiz y, si es posible, bocetos a color también. Cuando tengo la idea resuelta, comienzo el dibujo original a lápiz, el cual transfiero a la tela.
Suelo tardar aproximadamente 15 días en hacer una ilustración bastante elaborada para tapa de libro.
DAC: ¿Tienes una técnica favorita?
C: Mi técnica favorita en este momento está basada en las pinturas acrílicas con pincel sobre tela. También uso el aerógrafo para dar toques sobre el trabajo de pincel. Aunque he probado muchas técnicas y estilos diferentes, me encanta experimentar. El aerógrafo aplicado sobre cartón fue mi principal herramienta durante una importante parte de mi carrera.

Continuará...

Otras entrevistas